Lengua y Literatura con clase

Lengua y Literatura con clase

martes, 24 de julio de 2018

viernes, 20 de julio de 2018

miércoles, 27 de junio de 2018

Homónimos

"El niño al que se le murió el amigo", Ana María Matute

Una mañana se levantó y fue a buscar al amigo, al otro lado de la valla. Pero el amigo no estaba, y, cuando volvió, le dijo la madre:

-El amigo se murió. Niño, no pienses más en él y busca otros para jugar.

El niño se sentó en el quicio de la puerta, con la cara entre las manos y los codos en las rodillas. «Él volverá», pensó. Porque no podía ser que allí estuviesen las canicas, el camión y la pistola de hojalata, y el reloj aquel que ya no andaba, y el amigo no viniese a buscarlos. Vino la noche, con una estrella muy grande, y el niño no quería entrar a cenar.

-Entra, niño, que llega el frío -dijo la madre.

Pero, en lugar de entrar, el niño se levantó del quicio y se fue en busca del amigo, con las canicas, el camión, la pistola de hojalata y el reloj que no andaba. Al llegar a la cerca, la voz del amigo no le llamó, ni lo oyó en el árbol, ni en el pozo. Pasó buscándole toda la noche. Y fue una larga noche casi blanca, que le llenó de polvo el traje y los zapatos. Cuando llegó el sol, el niño, que tenía sueño y sed, estiró los brazos y pensó: «Qué tontos y pequeños son esos juguetes. Y ese reloj que no anda, no sirve para nada». Lo tiró todo al pozo, y volvió a la casa, con mucha hambre. La madre le abrió la puerta, y dijo: «Cuánto ha crecido este niño, Dios mío, cuánto ha crecido». Y le compró un traje de hombre, porque el que llevaba le venía muy corto.

(Los niños tontos, 1956)

martes, 26 de junio de 2018

Los alumnos pasan mucho tiempo con el móvil

Entrevista al helenista Carlos García Gual. Pincha para leerla.

"La gente que no lee es gente de mentalidad muy reducida: viven en la prisión del presente".

Su libro La mitología está en nuestra biblioteca.

domingo, 17 de junio de 2018

Proyecto Mimar, Cuidar, Aprender

Lucía, la profesora de Botánica, ha ideado el Proyecto Mimar, Cuidar, Aprender, que tiene por objeto que los alumnos cuiden a los profesores al mismo tiempo que aprenden cuestiones tan importantes como las propiedades de las plantas. Los alumnos eligen a varios profesores con los que han tenido una relación especial, les hacen una encuesta secreta para conocer sus gustos y elaboran productos de cuidado personal a la carta (cremas, jabones, bálsamo de labios...) con la intención de mimarlos. 
Me parece una idea tan bonita que quiero felicitar desde aquí a Lucía, y agradecer a mis antiguos alumnos de 1º y 2º de ESO, ahora alumnos de 3º y muy pronto de 4º, el haberme elegido para cuidarme. La razón que me han dado es que saben que me importan mucho. Efectivamente, os llevo siempre en mi corazón y allí seguiréis por siempre.